Cargando

"El abandono del sistema de protección al cumplir la mayoría de edad no tiene por qué suponer el fin de los cuidados..."

Leaving Care

El proceso de dejar atrás el acogimiento es algo muy importante tanto para los jóvenes que han pasado por el mismo como para los profesionales encargados de su cuidado, y debería reflejar la eficacia de la inversión del Estado y la habilidad de los educadores para asegurar que los jóvenes están preparados para una vida independiente, tal y como marcan las Directrices de la ONU sobre las Modalidades Alternativas del Cuidado de los Niños.

Sin embargo, lo habitual es estos tengan que enfrentarse a una transición breve y acelerada a la etapa adulta al cumplir la mayoría de edad, lo que los sitúa en una clara desventaja respecto al resto de jóvenes y contribuye a su distanciamiento del sistema educativo y del mercado laboral, convirtiéndoles en uno de los grupos más vulnerables de la sociedad.

Por este motivo, desde Aldeas Infantiles SOS venimos implementando desde hace 4 años el proyecto Leaving Care o Preparados para Emanciparse con el objetivo de promover mejoras que impacten positivamente en su proceso de emancipación y la vida independiente, y en el que tengan el papel protagonista que les corresponde. Una de las acciones principales que se ha llevado a cabo han sido las reuniones que estos jóvenes expertos han mantenido con las distintas administraciones para presentarles sus recomendaciones sobre cómo mejorar este proceso y homologar las ayudas y prestaciones en todas las CC.AA.

Los jóvenes bajo el sistema de protección, tienen que enfrentarse a una transición a la etapa adulta muy acelerada

Eva Hidalgo Álava (23 años)

Juntos nos unimos para alzar la voz y explicar a quienes trabajan con jóvenes en situaciones parecidas a las que nosotros hemos vivido, la forma de poder entendernos y la necesidad de comprensión que tenemos en estos casos. Creo que nunca me había encontrado tan motivada. Gracias al Leaving Care aprendí dos cosas: que siempre hay alguien que está peor que uno y que los jóvenes tenemos el poder de cambiar el mundo, nuestro mundo. Allá a donde va, el proyecto recibe mucha aceptación y repercusión, pues nunca antes se había visto eso de que el que lo vive en su piel decida y hable. Quizás eso fue lo que más me llamó la atención. ¿Quién mejor puede enseñar a otros sobre emancipación que el que lo ha vivido?

Alexandra Floare (22 años)

Proyectos como Leaving Care son necesarios para canalizar la voz de todos los jóvenes y para que podamos ser comprendidos. Tiene diferentes vertientes: la formación, la participación de los jóvenes y la parte de advocacy, que es esencial para que nuestra voz llegue a la gente que tiene el poder de cambiar las cosas en los diferentes sectores. Ellos pueden pensar en mejoras para nosotros pero realmente no saben las necesidades que existen ya que no conviven, ni conocen los problemas reales, por eso es necesario y fundamental que nuestra voz llegue a todos los lados...

javier-saiz

Javier Saiz Lapeña (25 años)

El abandono del sistema de protección al cumplir la mayoría de edad no tiene por qué suponer el fin de los cuidados y de la asistencia a una persona extutelada, puesto que su proyecto vital no acaba a los dieciocho años, sino que está a la mitad, e incluso me atrevería a decir que comenzando su andadura. En España, la media de edad de emancipación está en torno a los 29 años, entonces, ¿cómo se pretende que jóvenes con 18 años sin una red familiar sólida que les dé apoyo, se emancipen con muy pocos apoyos por parte de la Administración?

 

Por esa razón, junto a otras, surgió este gran proyecto Leaving Care. Con él se persigue respaldar a niños y jóvenes bajo el paraguas del sistema de protección, para que los educadores y profesionales que los acompañan tengan la preparación y las herramientas óptimas para ayudarles a que su tránsito a la vida adulta sea exitoso y que se integren de manera efectiva en la sociedad.

 

De la unión de tantos jóvenes, en nuestro encuentro internacional en Bucarest, que tuvo lugar en junio de 2019, salieron una serie de recomendaciones con las que se pretende establecer unos estándares de igualdad para todos los jóvenes extutelados, tanto a nivel europeo como nacional, regional y local.

yulieth

Yulieth Osorio Toro (24 años)

La creación del proyecto Leaving Care nos ha dado una gran oportunidad para dar voz a los jóvenes que formamos parte de esta gran familia que es Aldeas Infantiles SOS, y a modo personal, puedo decir que formar parte de esto es sin duda de lo más gratificante que he podido tener. Aportar mis experiencias y seguir luchando por el amparo de los derechos de los jóvenes que forman parte del acogimiento, y de los que ya están preparados para emanciparse, es una satisfacción personal enorme. Sabes que ayudas a hacer el camino un poco menos difícil a otros que tendrán nuevas oportunidades y, que además, es un rueda que sigue girando, donde nuevos emancipados entrarán a formar parte de este proyecto con el mismo fin: ayudar a los siguientes.

 

El proyecto va tomando fuerza y por lo pronto se ha implantado en diez países europeos (Croacia, España, Italia, Letonia, Lituania, Austria, Bulgaria, Estonia, Hungría y Rumanía) y ha sido reconocido, en Bruselas, con el Premio a la Innovación de la Red Europea de Servicios Sociales. Así que pinta bien.

estefania

Estefanía Montes Esteve (30 años)

El paso a la mayoría de edad para nosotros tiene otros temas específicos que solo un ex tutelado puede conocer y defender, por ello es interesante disponer de más oportunidades para transmitir nuestras peticiones, propuestas y recomendaciones.

 

La sociedad debe conocer la realidad de los menores tutelados sin vernos como jóvenes marginales, por eso se deben exponer nuestros casos como vidas iguales a las de cualquier otro joven con situaciones normalizadas en la infancia y adolescencia. Con el proyecto Leaving Care se ha conseguido un cambio importante en el enfoque a la hora de trabajar la emancipación con nuevos protocolos y modelos de intervención.

siguiente PUBLICACIÓN